kimchibzh:

Janvier 2014

Le Palacio Barolo : Barrio Monserrat, Buenos Aires

Situé  Avenida de Mayo 1370, le Palacio Barolo est un immeuble construit entre 1919 et 1923 par l’architecte italien Mario Palanti, à la demande de Luis Barolo, un magnat du textile. A l’époque, c’était l’immeuble le plus haut d’Amérique du Sud avec 100 m de hauteur et 18 étages. 

L’architecte s’est inspiré de la Divine Comédie de Dante pour le décor :

  • les 100 mètres de hauteur représentent les 100 chants du poème
  • il est divisé en 3 sections distinctes qui correspondent aux 3 livres : l’enfer, le purgatoire, et le paradis
  • le hall d’entrée est surmonté de 9 voûtes qui représentent les 9 hiérarchies infernales
  • chacun des étages dispose de 11 ou 22 bureaux (toujours occupés par des entreprises), ce qui correspond au nombre de strophes des chants

Tout en haut, il y a un phare, qui devait à l’origine permettre d’échanger des signaux avec le Palacio Salvo à Montevideo (Uruguay), construit par le même architecte en 1925.

Comme vous pouvez le voir à travers mes photos, l’intérêt de la visite ne passe vraiment que par la vue panoramique que l’on a sur le Congreso!

pompacolectivo:

El fileteado porteño es un arte decorativo y popular nacido a principios del siglo XX en la ciudad de Buenos Aires.

La historia del fileteado que poseemos está basada en la recopilación de testimonios de los maestros de este oficio. Los testimonios coinciden en que fueron tres inmigrantes italianos los que desarrollaron casi contemporáneamente el filete al inicio del novecientos: Cecilio Pascarella, Vicente Brunetti y Salvador Venturo, quienes posteriormente tuvieron como primeros continuadores a sus propios hijos.

Según Alfredo Brunetti, fue su padre don Vicente quien inició este oficio cuando aplicó un color intenso sobre el color gris municipal que caracterizaba los carros porteños. Miguel Venturo, hijo de Salvador, fue quien incorporó la mayoría de los motivos que conforman el repertorio típico del fileteado. Flores, volutas, hojas de acanto, cintas argentinas, bolitas y líneas muy estilizadas se van combinando con escenas y frases. Otras características del fileteado son los colores vivos que se utilizan, los contrastes que generan una falsa sensación de volumen, la sobrecarga del espacio, la simetría y la conceptualización simbólica de elementos.

La ornamentación remitía mayormente al estilo neoclásico o gruttesco, que era copiada de diferentes elementos decorativos de la época, como rejas, frentes arquitectónicos, vidrios decorativos, etc y esto se evidencia en el recurrente uso de la espiral.Los temas preferidos eran retratos de iconos populares, (Carlos Gardel y la Virgen de Luján) paisajes de campo, y frases acuñadas por la sabiduría popular, que alguna vez Jorge Luis Borges supo definir acertadamente como “costados sentenciosos”. Consecuencia de ello es que el fileteado se realizaba no solamente con fines estéticos, sino también como manifestación de los valores socioculturales del hombre de Buenos Aires.

En los últimos años, el fileteado se ha convertido en la imagen característica de Buenos Aires, y de la Argentina por extensión, constituyendo un producto cultural de fuerte identidad local, como el tango.

Hoy en día, puede ser fácilmente reconocible en aplicaciones tales como el diseño gráfico,  publicidad, indumentaria, bodypainting  y tattoo.

————————————————————————————-